DO YOU SPEAK EXPINGLISH?

. 9 sept. 2008

Yo soy miope y, aunque me defiendo con el inglés y con el francés, me cuesta leer los letreros de lejos, así que no suelo detectar nada mal escrito en ellos. Pero miles de políglotas con vista de lince y armados con una cámara de fotos han recorrido Ranillas estos tres meses de Expo cazando mil y un gazapos en traducciones apresuradas, horrísonamente literales o que directamente rozan el analfabetismo. En general, la cosa funciona, y no creo que los angloparlantes y los francoparlantes hayan encontrado muchos motivos de queja, pero gazapos haylos.

En fin, que hace nada nos reíamos mucho de los pekineses y sus patadas ortográficas al traducir los letreros públicos de la ciudad del mandarín al inglés. Se hablaba con sorna del "chinglish", una neolengua surgida al traducir literalmente expresiones chinas que, en inglés, sonaban incomprensibles o absurdas. En Zaragoza no hemos acuñado el "expinglish", pero hay frases divertidas para quien quiera verlas.

Y eso que había ganas por mostrar al mundo una imagen políglota. Toda España vio en televisión al alcalde Belloch diciendo "I am... this is the mayor of Zaragoza", dejando claro que no le habían aprovechado mucho las clases de inglés.

Poco antes del comienzo de la muestra, tomé café con una venerable y muy sabia profesora de alemán nativa, ya retirada, que además de su lengua y del español, domina el francés y el inglés. Cuando llegué a la cafetería me la encontré riendo a mandíbula batiente porque acababa de conseguir un folleto que repartían a los turistas extranjeros con frases y palabras que les podían ayudar en Zaragoza. Solo recuerdo que la traducción al alemán de "frutas de Aragón" era algo así como "dulce aguirlachado y achocolatado de forma alargada". O algo incluso más rebuscado.

A mí me chirrían un par de "defensu" que he leído en francés como traducción de "prohibido". En francés, si quieren usar el participio, creo que tendrían que poner "interdit". Con el verbo "defenser", la fórmula para decir prohibido es "defense de".

Un bloguero avispado, sin embargo, se encontró esta joya:


Como el chiste es de mal gusto y yo soy una señorita bien educada, dejo que el propio bloguero lo explique con sus palabras:

"Me imagino que los que hablan el inglés de Norteamérica se parten de risa cuando pasan por ahi, porque traducir "Tornillo de Arquímedes" por algo que significa "que se joda Arquímedes" o "que te den, Arquimedes" no tiene desperdicio (además, es Archimedes en inglés)"

Pues eso.

Aunque no se crean que los paletos siempre somos nosotros. Uno de los grandes monumentos a la traducción fiel y pulcra está en el nunca bien ponderado pabellón de la India. Observen qué maravilla de anuncio cuelga de sus paredes:


¿Conocen algún ejemplo más? Háganmelo saber, pero dense prisa, que esto se acaba.

PS: sí, he incumplido mi promesa de hablar de la Zaragoza subterránea, pero es que me ha dado un súbito ataque de claustrofobia y he preferido salir a la calle a ver cartelitos. Otro día será.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

MUY BUENO,EL ARTICULO, LA VERDAD ES QUE TE RIES MUCHO CUANDO VES ESTAS COSAS, AUNQUE ES UN POCO TRISTE, LA VERDAD ES QUE SE PODIAN MOLESTAR UN POQUICO MAS EN BUSCAR EN UNAS TRADUCCIONES BUENAS Y NO USAR UNO AUTOMATICO DE ESTOS DE INTERNET. CREO RECORDAR UNO QUE ME HIZO MUCHA GRACIA EN EL PABELLON DE TUNEZ, EN LA TIENDA, VENDEN ROSAS DEL DESIERTO AL PESO Y EN SU CARTEL DICE "ROSA DEL DISIERTO" JA,JA ME HIZO MUCHA GRACIA.

Anónimo dijo...

Al principio de la muestra, en el bar/restaurante de Rusia, tenían "aletas de pollo". Le preguntamos al camarero que era eso, y nos hizo ver con gestos, que se referían a "alitas de pollo"

¿De qué va este blog?

El asombro cotidiano de alguien que se siente turista en su propia ciudad. Armado con una cámara, el periodista de HERALDO Sergio del Molino capturará fotos y vídeos de la ciudad de la Expo (e incluso de la propia Expo) y los servirá aquí aliñados con sus balbuceos de hombre asombrado ante el progreso. A veces, en pequeñas dosis, como una tapa de anca de ranilla. Otras veces, en plato grande, hasta el hartazgo.

Podéis comentar cada entrada con libertad, pero el autor del blog se reserva el derecho de moderar las intervenciones, por eso pueden tardar un tiempo en aparecer en la página.

¿Quién lo escribe?

¿Quién lo escribe?
Sergio del Molino